mayo de 22, 2024

En el marco del Día Naranja, en la Secretaría de Infraestructura Pública y Desarrollo Urbano Sostenible (SIPDUS), se realizó la actividad denominada “Somos visibles”, para hacer una simulación sobre qué pasaría si quienes forman parte de esta dependencia tuvieran alguna discapacidad visual y auditiva.

Gracias a la colaboración con el director general para la Inclusión de las Personas con Discapacidad, Alfonso Hayyim Flores Barrera, perteneciente a la Secretaría de Bienestar e Inclusión Social (SEBISO), se organizó la actividad que tuvo como finalidad desarrollar empatía hacia quienes tienen algún tipo de discapacidad.

Los Días Naranja, además de servir para concientizar sobre la violencia ejercida contra las mujeres, niñas y adolescentes, son una oportunidad para realizar activismo contra la discriminación, y al ser esta una administración con sensibilidad sobre la importancia de la inclusión, se coordinó la actividad interinstitucional.

Julieta Reyes Gómez, titular de la Unidad para la Igualdad entre Hombres y Mujeres de la SIPDUS, precisó que en este gobierno inclusivo se debe desarrollar empatía y sensibilidad hacia las personas con discapacidad, y analizar cómo se puede interactuar con ellas.

Alfonso Hayyim impartió una plática inicial donde pidió a los presentes hacer un nuevo contrato social donde se rompa lo que sabían acerca de la discapacidad, romper juicios, para un mejor entendimiento: “La discapacidad no la vamos a concebir como antes se hacía, como la falta de un sentido, no es la falta de algo, sino la diferencia, todos somos diferentes desde un punto de vista”.

Posteriormente, Estefanía Rodríguez Cruz, jefa de capacitación, y Rocío Imelda Diaz Skewes, intérprete de la Lengua de Señas Mexicanas, desarrollaron la actividad en la que pusieron antifaces a cada participante y recorrieron el vestíbulo de la SIPDUS, subieron escaleras y quienes les asistían describían el espacio por donde circulaban para que experimentaran las sensaciones, emociones y obstáculos de no contar con el sentido de la vista.

Una segunda parte de la actividad fue que Estefanía Rodríguez, a través de señas, relató una historia, sin ayuda de la intérprete, y al finalizar, preguntó al público qué habían entendido, y cada experiencia fue diferente, por lo que resaltó la importancia de unificar formas de comunicación. Adicionalmente, dieron consejos e instrucciones sobre cómo se debe guiar a personas ciegas o con debilidad visual para recorrer un lugar, sin limitar su movimiento o entorpecer la acción.

Finalmente, Alfonso Hayyim invitó a las y los servidores públicos a desarrollar empatía al ejercer sus actividades laborales en escenarios donde deben interactuar con personas que tienen algún tipo de discapacidad e, incluso, a plantear infraestructura inclusiva para facilitar su vida diaria. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *