mayo de 25, 2024

El 2023 debe ser el año en el que se realicen los esfuerzos adicionales necesarios para integrar la atención de la enfermedad de Chagas a la red de atención primaria de la Salud, con el objetivo de fortalecer la detección de este padecimiento en grupos vulnerables y así tratar la enfermedad en etapas temprana.

Cabe recordar que el Día Mundial de la Enfermedad de Chagas se conmemoró por primera vez el 14 de abril de 2020, tras la aprobación y el respaldo recibido por la Asamblea Mundial de la Salud en la Organización Mundial de la Salud (OMS), en mayo de 2019. De acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud, se calcula que cada año al provoca al menos unas 10 mil muertes en todo el mundo.

De acuerdo con lo dicho por la Secretaría de Salud de Hidalgo (SSH), se trata de una enfermedad silenciosa, potencialmente mortal causada por el parásito denominado “Trypanosoma cruzi”, que se encuentra en las heces del insecto triatomino, conocido también como “chinche besucona” y que una vez que se encuentra en el cuerpo humano, puede causar problemas cardiacos y digestivos graves.

Aunque la mortalidad ha disminuido significativamente, se sabe que el proceso inflamatorio en el corazón, el colon, el esófago y en general el sistema digestivo que provoca esta enfermedad, puede reducir notablemente la calidad de vida de los pacientes; pues durante la fase aguda de la infección, el tratamiento se centra en matar al parásito, sin embargo para quienes ya tienen el padecimiento crónico,  ya no es posible erradicarlo, y la atención médica sólo se centra en controlar los signos y síntomas. 

Las organizaciones de salud internacionales recomiendan revisar regularmente a todas las mujeres en edad reproductiva, así como a menores de 15 años que puedan estar expuestos al contacto con las ‘chinches besuconas’, para que una vez confirmado el diagnóstico, puedan recibir tratamiento integral y oportuno en sus comunidades. 

Se sabe que éste insecto se alimenta de la sangre de diferentes animales, por lo que una vez infectada, una persona enferma puede contagiar a una sana a través de lesiones causadas por el rascado y/o el contacto con las mucosas de ojos y boca.

Otras modalidades de transmisión son a través de la vía maternoinfantil, principalmente de mujeres que desconocen que tienen el padecimiento, trasplantes de órganos, o transmisión oral por el consumo de insectos o alimentos con heces. 

Al respecto, la Secretaría de Salud de la entidad recomienda a la población tomar medidas preventivas como:

  • Iluminar habitaciones con luz natural
  • Sacudir y ordenar periódicamente ropa y muebles
  • Separar la cama de las paredes
  • Colocar mallas mosquiteras en puertas y ventanas
  • Resanar, aplanar y pintar paredes
  • Evitar dormir con animales domésticos 
  • Y no acumular materiales de construcción dentro de la vivienda

Los insectos trasmisores viven principalmente en chozas de barro, paja o adobe, por lo que, en caso de residir en zonas endémicas (zonas rurales) y presentar síntomas leves como: hinchazón en la zona de la picadura, fiebre, dolor de cabeza, fatiga, inflamación del párpado o ganglios; así como latidos irregulares, insuficiencia cardíaca, paro cardíaco repentino, dificultad para tragar debido al agrandamiento del esófago, dolor estomacal o estreñimiento debido al agrandamiento del colon es necesario acudir inmediatamente a la unidad de salud más cercana.

De acuerdo a la Dirección de Epidemiología de la SSH, este año se han diagnosticado 11 casos de Chagas, de las cuales 8 corresponden al Estado de Hidalgo en los municipios de Huejutla, Tolcayuca, Tetepango, Zempoala, Chilcuautla, Tecozautla, Atotonilco el Grande y Tepeji del Río. El resto de las detecciones corresponden a paciente provenientes al Estado de México

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *