julio de 13, 2024

Impulsar el desarrollo y garantizar una mejor calidad de vida de las personas mayores de 60 años es una de las encomiendas trascendentales del gobierno que encabeza Julio Menchaca. Por ello, el Instituto para la Atención de las y los Adultos Mayores del Estado de Hidalgo (IAAMEH) implementa acciones que impactan positivamente en el bienestar de este sector de la población.

En ese sentido, los Centros Gerontológicos Integrales y Casas de Día cuentan con actividades que estimulan el trabajo psicomotriz, así como con talleres que motivan a las personas mayores a capacitarse y aprender un oficio como parte de su desarrollo, a fin de que puedan autoemplearse y lograr un desarrollo integral.

En los talleres de elaboración de pan y repostería las personas adultas mayores se capacitan en dichos oficios, mismos que ayudan a satisfacer necesidades económicas y de salud, dado que, al realizar movimientos con las manos, se beneficia la motricidad fina, lo cual evita rigidez y pérdida de la movilidad en extremidades superiores. 

Asimismo, se trabajan las capacidades cognitivas como son: memoria, atención, praxias y funciones ejecutivas (actividades mentales complejas que son necesarias para planificar, organizar y realizar alguna actividad a través de indicaciones o pasos a seguir de manera correcta para efectuar un procedimiento). Esto estimula la memoria, la concentración y el pensamiento lógico, por lo que se mantiene la mente ágil y activa, señaló la gerontóloga, Mariana Rojo, del área de Investigación y Difusión del IAAMEH. 

La elaboración de pan es una tradición que ha pasado de generación en generación en nuestro país. Es un proceso que requiere paciencia, habilidad y dedicación, y los adultos mayores encuentran en este taller una forma gratificante de aprovechar su tiempo y mantenerse activos tanto física como mentalmente. 

 En la actualidad, el IAAMEH desarrolla talleres de panadería en los municipios de Tepeapulco, Zacualtipán, Tulancingo e Ixmiquilpan. 

Del mismo modo, se capacita a usuarias y usuarios en materia de repostería, donde se enfocan principalmente en cocinar galletas y pastes. Este taller se realiza en los Centros Gerontológicos de Pachuca, Acaxochitlán y Apan, así como en las Casas de Día de Tlaxcoapan y Almoloya, con una participación de entre 25 y 30 personas mayores por grupo en cada municipio.

La elaboración de pan también puede convertirse en una actividad social y ayudar en la generación de grupos de apoyo. El hecho de convivir con personas de su edad previene el aislamiento en la vejez. Al preparar pan, las personas mayores experimentan un sentido de logro y satisfacción personal. Ver cómo la masa crece y se transforma les brinda una sensación de competencia y valía, lo cual fortalece su autoestima y confianza en sí mismas.

También contribuye a generar un ingreso extra, además de permitirles tener independencia económica y continuar aportando a su núcleo familiar, para así reafirmar que las personas adultas mayores son productivas y pueden contribuir a la sociedad hidalguense.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *