mayo de 20, 2024

El titular de la Unidad de Planeación y Prospectiva, Miguel Ángel Tello Vargas, asistió a la develación del mural “Origen y vida hñähñü”, en la Calle Santos Degollado, en Ixmiquilpan, evento que reunió a la comunidad local, autoridades estatales y municipales, así como a destacados artistas. 

Ahí también se dio inicio al programa “Pintando la Transformación”, proyecto tiene como objetivo posicionar al estado de Hidalgo como un referente del muralismo a nivel nacional e internacional, a través de la expresión de la riqueza de sus tradiciones y el fomento al diálogo entre sus comunidades.

Durante la ejecución de la obra se promovió un intercambio entre muralistas y la población ixmiquilpense, con la intención de reclutar nuevos talentos en talleres de esta técnica pictórica, a fin de que lo plasmado aportara conocimiento y motivara a la comunidad a conservar sus valores, tradiciones y medio ambiente.

Durante su intervención, Tello Vargas, resaltó la importancia de esta iniciativa para el estado de Hidalgo y la comunidad de Ixmiquilpan: “El diálogo entre la comunidad y el gobierno puede llevar a grandes logros”, mencionó.  

Además, anunció que, por instrucciones del gobernador, Julio Menchaca Salazar, el proyecto “Pintando la Transformación” se llevará a cabo en todo el estado con el propósito de retomar el muralismo como una forma ideológica de entender la cultura y promover la cohesión social.

Por su parte, Araceli Beltrán, presidenta municipal de Ixmiquilpan, agradeció al gobierno de Hidalgo por su apoyo y enfatizó la importancia del trabajo en equipo entre el gobierno y la comunidad. Asimismo recalcó que el nombre del mural “Origen y vida hñähñü” fue elegido por los habitantes de la región. 

Los artistas que participaron en la creación del mural explicaron que este se basa en el estudio del libro La nube estéril y rinde homenaje a la mujer hñähñü como eje central de la cultura. Las cuatro pencas de maguey que aparecen en él simbolizan los cuatro caminos, representados por el colibrí, el coyote, el águila y la serpiente, que a su vez representan los cuatro elementos. 

En el centro, una mujer emerge de una hoguera, lo que representa el equilibrio, la templanza y la fuerza. En la parte superior se pueden observar tres piedras que aluden a los tres planos espirituales, mientras que la sección superior del mural encarna la mística, ritos, creencias y cosmovisión otomí.

La develación de esta obra marca un hito en la promoción de la cultura y la identidad en Ixmiquilpan, reafirmando el compromiso del gobernador con el arte y la comunidad. 

El programa “Pintando la Transformación” es un recordatorio de que el arte puede ser un medio para unir a las comunidades y fomentar la reflexión y el diálogo cultural. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *