abril de 16, 2024

Actualmente en la entidad se registran cinco universidades que han sido certificadas y recertificadas como instituciones “Promotoras de la Salud”, proceso que realizó la Secretaría de Salud en Hidalgo (SSH) en 2023 y el primer bimestre de 2024. 

Las instituciones de educación superior validadas con dicho distintivo son   Universidad La Salle, campus “La Concepción” y campus “La Luz”, Universidad Politécnica de Pachuca (UPP), Universidad Politécnica de Tulancingo (UPT) y Universidad Politécnica Metropolitana de Hidalgo. A la fecha la Universidad Tecnológica de la Sierre Hidalguense (UTSH), se encuentra en fase de certificación.

Estas acciones han permitido fomentar acciones de autocuidado, para mejorar las condiciones de salud, bienestar y sostenibilidad en más de 14 mil 800 estudiantes y personal académico, lo que permite que las personas logren desarrollar su pleno potencial.

 Las universidades que se certifican como Promotoras de la Salud son un entorno de enseñanza-aprendizaje se comprometen y desarrollan una cultura orientada a formar personas con calidad humana para servir a nuestros semejantes, fundada en los valores y los principios del movimiento global de la promoción de la salud.

Dichas instituciones educativas actualmente promueven espacios basados en el desarrollo de normativas y políticas institucionales para propiciar ambientes escolares favorables a la salud, así como acciones de formación académica profesional en promoción de la salud y educación para la salud.

También fomentan la investigación, educación para la salud, alfabetización en salud y comunicación en salud, al igual que el otorgamiento de servicios preventivos, de autocuidado y atención a la salud de la comunidad universitaria, que contribuyan al bienestar y a la calidad de vida de los estudiantes, sus familiar, personal académico y administrativo.

A través de las instituciones de educación superior, los alumnos son los encargados de promover medidas sanitarias como el lavado de manos y el filtro sanitario, disponibilidad de agua corriente y para el consumo humano en las áreas comunes de convivencia.

De igual forma verifican que las instalaciones sean adecuadas para realizar actividad física y deporte, además de que los planteles cuenten con medidas sanitarias para ser funcionales e higiénicas.

Entre otras facultades supervisan que las escuelas tengan la infraestructura necesaria para personas con discapacidad, que las cafeterías o tiendas escolares cumplan con la normativa sanitaria y que se oferten alimentos saludables, entre otras acciones. 

La SSH invita a las universidades, tanto públicas como privadas, a participar en esta estrategia para fomentar un desarrollo óptimo de la salud, tanto para el bienestar individual como colectivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *