mayo de 24, 2024

En México, el cáncer cervicouterino es la segunda causa de muerte por neoplasias (formaciones anormales de tejido) malignas en la mujer, sin embargo, gracias a la citología se puede detectar de forma temprana y tratar oportunamente, lo cual permite reducir su impacto.  

Actualmente se ha demostrado que el virus del papiloma humano (VPH) es la principal causa del cáncer cervicouterino, sin embargo, la infección no es suficiente para su desarrollo; de hecho, la gran mayoría de las mujeres infectadas por el VPH nunca desarrolla cáncer. Esto sugiere que son factores adicionales los que influyen en el riesgo de aparición de la enfermedad. 

La Secretaría de Salud del estado (SSH) ofrece, a través de los Centros de Salud, pruebas específicas para la detección del VPH, así como para la localización de lesiones precursoras de cáncer. Dichas pruebas se realizan todo el año de manera gratuita, el único requisito para la toma de muestra es no ir menstruando.

Los factores de riesgo para cáncer cervicouterino son:

  • Inicio de vida sexual (especialmente antes de los 18 años).
  • Mujeres menores de 30 años de edad sin control citológico.
  • Múltiples parejas sexuales.
  • Infección por VPH.
  • Tabaquismo.
  • Infecciones de transmisión sexual.
  • Deficiencia de ácido fólico.
  • Personas con VIH o con algún trasplante.

Las acciones para la prevención de este tipo de cáncer son:

  • Realizar actividad física y evitar el tabaquismo.
  • Educación sobre sexo seguro, anticoncepción y prevención de infecciones de transmisión sexual.
  • Uso de condones masculinos o femeninos.
  • Conocimiento de los factores de riesgo para así poder prevenirlos.
  • Detección oportuna.
  • Aplicación de la vacuna de contra el VPH a niñas de quinto grado de primaria y niñas de 11 años de edad no escolarizadas.
  • Realizarse la citología a partir de los 25 años, o antes si presenta algún factor de riesgo.
  • Acudir a su unidad de salud a realizarse la prueba de VPH a partir de los 35 años.

En 2022 se registraron en el país 4 mil 118 defunciones por esta causa, lo que corresponde a una tasa de 10.4 muertes por cada 100 mil mujeres de 25 años y más. En el caso de Hidalgo, datos de la Dirección General de Epidemiología señalan que, en ese mismo año se presentaron 23 casos y 80 defunciones por esta enfermedad, lo cual representa una tasa de 8.3 muertes por cada 100 mil mujeres de 25 años y más; mientras que en el primer trimestre 2023 se han reportado 6 casos de manera preliminar y 16 defunciones. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *