abril de 19, 2024

 H.A.M.A., alias “El Peluche”, uno de los mandos de la banda “Los Cenobios”, quien se encontraba entre los objetivos prioritarios del Gobierno de México por robo de hidrocarburo, ya fue recluido en un centro penitenciario federal, tras ser ubicado y detenido mediante trabajos de inteligencia operativa bajo la coordinación interinstitucional que realizó la Secretaría de Seguridad Pública de Hidalgo (SSPH). 

 Personal de la Fiscalía General de la República (FGR) cumplimentó una orden de aprehensión girada por un juez federal en contra de “El Peluche” o “El Roñas”, por el delito de delincuencia organizada en la modalidad de “cometer ilícitos en materia de hidrocarburos”. 

 El ahora detenido era, presuntamente, el segundo al mando de la banda “Los Cenobios”, dedicada a la extracción y venta ilegal de gasolina proveniente de tomas clandestinas, mediante perforaciones en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Cuautepec, por lo cual se convirtió en objetivo de las autoridades federales para su ubicación y detención. 

 Como se informó oportunamente, la semana pasada se realizó un operativo coordinado con la participación de la SSPH, la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo (PGJEH), Ejército Mexicano y Guardia Nacional, en las localidades de San Juan Hueyapan y Santa María Nativitas, pertenecientes al municipio de Cuautepec, en donde fueron cateados tres predios diferentes.  

 Durante la diligencia, fueron capturados tres presuntos delincuentes; además, se decomisaron sustancias ilícitas, cuatro vehículos, seis teléfonos celulares, 18 tambos con capacidad de 200 litros y 3 mil 600 litros de hidrocarburo.

Cabe destacar que el presunto “huachicolero” permanecerá en el centro penitenciario federal durante el desarrollo de su proceso jurídico.  

Salvador Cruz Neri, titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Hidalgo, reiteró el compromiso de trabajar mancomunadamente con las instituciones policiales en el combate a la delincuencia, conforme a las indicaciones del gobernador, Julio Menchaca Salazar. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *