mayo de 24, 2024

Para la presidenta del Patronato del Sistema DIF Hidalgo, Edda Vite, los profesionales de la salud que se desempeñan en el Hospital del Niño DIFH deben tener una preparación fuertemente ligada al humanismo, debido a que la niñez corresponde a uno de los grupos prioritarios más sensibles con los que trabaja el organismo que preside.  

Esta calidez en el servicio es, de hecho, una insignia en la formación de residentes que acuden a esta institución para convertirse en especialistas o bien, llevar a cabo sus estudios de subespecialidad, lo que los hace piezas clave para la transformación de la práctica médica a nivel nacional e internacional. 

Así lo constató Rubén Hurtado del Ángel, director del Hospital, quien fue egresado del programa de residencia de esta institución donde dijo adquirir múltiples habilidades y conocimiento que le ayudaron a sentar las bases de su carrera, debido a la disponibilidad de las 35 subespecialidades con las que cuenta el nosocomio. 

El ahora director del Hospital comentó sentirse orgulloso de pertenecer a la trayectoria de la institución que, desde la integración en 2015 de la Sala de Oncohematología y el Centro de Investigación de Enfermedades Oncohematológicas, formó a 197 pediatras, 18 neonatólgos pediatras y 11 infectólogos, dotándolos no sólo de herramientas para desempeñarse en cualquier hospital de tercer nivel, sino de las actitudes necesarias para procurar el bienestar de la niñez que desafortunadamente padece una enfermedad: 

“Estamos trabajando de forma incansable en la parte del humanismo, en la calidez que ofrecemos nosotros a los usuarios de los servicios, es muy importante, es algo que no se debe dejar de lado. Para mí y para la mayor parte de los médicos especialistas es una etapa de mucho aprendizaje, crecemos y evolucionamos a nivel profesional, emocional y espiritual”.   

En ese sentido, Jesús Rivas, jefe de Residentes del Periodo 2023 – 2024, destacó la presencia del Hospital del Niño como una institución de salud que es referencia en la zona centro del país; esto, por la gran capacidad de respuesta que ofrece a la población más necesitada, ya que, a través de sus áreas de medicina interna, oncología, lactantes, urgencias y terapia intensiva, se pueden tratar patologías de todo tipo.  

Hizo hincapié en que el tránsito por esta etapa profesional debe estar motivado por el deseo de procurar el bienestar de la población infantil, así como de las madres y padres de familia que acompañan a sus hijas e hijos durante su tratamiento.

“Es un cúmulo de emociones, aquí experimentamos desde algo personal hasta lo profesional, debemos tener esa capacidad para enfocarnos en el paciente, porque lo importante es que se pueda brindar esa atención de calidad a las niñas y niños”, manifestó.

Alejandra Amaya, médica residente de tercer año de la especialidad pediátrica, dijo considerar como un núcleo de apoyo a sus colegas e incluso a las y los pacientes del Hospital del Niño DIFH, ya que a pesar de encontrarse lejos de su natal San Luis Potosí tiene la oportunidad de intercambiar perspectivas y adquirir experiencias que nutren su camino a convertirse en especialista.

“Este es un centro muy bueno donde nosotros vamos a tener médicos de casi todas partes de la República Mexicana. Día a día nos van enseñando más sobre cómo realizar el cuidado del paciente pediátrico. Y realmente, más que otra cosa, el paciente va a ser nuestro maestro, eso queda muy claro”, afirmó.

Así, apostar por la capacitación mediante el intercambio de conocimiento aunado a la calidez y tacto humano, es una constante en la política de trabajo de Edda Vite, ya que desde el Sistema DIF estatal se promueven ampliamente los valores en las y los profesionales que, directa e indirectamente, tienen en sus manos hacer la diferencia en la vida de las personas pertenecientes a grupos prioritarios. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *