abril de 19, 2024

La Secretaría de Contraloría reveló que, durante la administración del ex gobernador J.F.O.R, el Instituto Hidalguense de Educación (IHE), acumuló una deuda millonaria con el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE). 

Los adeudos, que ascienden a la suma de cinco mil millones de pesos, corresponden a la omisión de pagos de cuotas y aportaciones por seguros de retiro, cesantía en edad avanzada y vejez durante los primeros cuatro años de su mandato, de 2011 a 2014.

Lo anterior tiene consecuencias para miles de trabajadores de la educación, ya que afecta su seguridad social y genera un impacto negativo en la capacidad del ISSSTE para proporcionar servicios médicos, prestaciones y pensiones. Este incumplimiento trajo como resultado un déficit financiero significativo que compromete el bienestar de la población beneficiaria.

A pesar de que la Ley del ISSSTE establece claramente la obligación de las dependencias y entidades de enterar las cuotas y aportaciones bimestralmente, la administración de J.F.O.R no realizó los pagos correspondientes. Esto no sólo contraviene la normativa, sino que también podría conllevar consecuencias legales para los responsables.

La legislación establece que los titulares de las dependencias y entidades, así como sus oficiales mayores o equivalentes, son responsables de los actos y omisiones que perjudiquen a la institución para la que trabajan. Esta responsabilidad no se limita al ámbito civil o administrativo, también podría desencadenar procesos penales.

Ante esto, las autoridades correspondientes iniciaron las indagatorias necesarias para determinar qué servidores públicos pudieron haber cometido estos actos, a fin de que se tomen las medidas pertinentes para asegurar la rendición de cuentas y la justicia social en este caso.

El proceso de investigación respecto a estos hechos pone de manifiesto que el gobierno encabezado por Julio Menchaca Salazar está comprometido con la transparencia, así como con el bienestar de las y los hidalguenses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *