mayo de 25, 2024

Derivado de la latente exposición que mantienen grupos de trabajadores como ganaderos, médicos veterinarios, trabajadores de rastros y mercados, con bacterias del género Brucella, que ataca a varias especies de mamíferos, dentro de los cuales se encuentra el ser humano, en Hidalgo, a través de la Secretaría de Salud Estatal (SSH), se mantienen de forma permanente acciones de atención y prevención contra la Brucelosis. 

La titular de la dependencia, Zorayda Robles Barrera, señaló que en la coordinación estatal del Programa de Zoonosis, se estudia y determina el impacto de esta enfermedad, la cual en el país, en los últimos diez años, ha registrado 22 mil 631 casos acumulados. En tanto, en Hidalgo, en 2022 se registraron solo 3 casos de este padecimiento.

De acuerdo a los especialistas de la SSH, el cuadro clínico, la gravedad y la evolución de la infección varían en función de la especie de Brucella infectante, de la concentración del inóculo y del estado nutricional e inmunológico del paciente. En el humano, se presenta una gran tendencia a la cronicidad que se caracteriza por fiebre, cansancio y afectación en distintos tejidos.

Los animales enfermos son la principal fuente de dispersión de la bacteria; un animal enfermo en un rebaño puede fácilmente diseminar la enfermedad en los animales sanos e incluso en rebaños cercanos. Entre los animales que son afectados por las distintas especies de Brucella, se encuentran las cabras, vacas, cerdos, perros, ovinos, equinos, roedores y algunos mamíferos marinos.

La enfermedad puede durar días, meses o años si no se trata adecuadamente, por ello, es importante considerar que se debe sospechar brucelosis en toda persona con fiebre de comienzo agudo y uno o más de los siguientes signos y síntomas: cefalea, sudoración nocturna, dolores generalizados, dolor articular, dolor muscular, fatiga, pérdida de apetito, disminución de peso.

Además, uno o más de los siguientes antecedentes epidemiológicos: 

 

  • Contacto con animales de producción ganadera y/o contacto con desechos de animales que hayan padecido aborto
  • Consumo de productos de origen animal no pasteurizados (Leche bronca o quesos artesanales y otros Lacticinios)

Es importante que si las personas llegan a presentar alguno de estos signos o síntomas acudan inmediatamente a la unidad de salud más cercana para recibir atención.

Asimismo, vacunar a las vacas, cabras, borregos y cerdos contra esta enfermedad para disminuir el riesgo de que existan casos en las personas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *